Cada vez escuchamos hablar más sobre la elaboración de productos veganos en cuanto a la producción de calzado se refiere. La industria pretende promover la producción de alternativas al cuero bajo el concepto vegan free. No obstante, estos materiales no son tan ecológicos como su nombre pretende hacer ver, ya que, total o parcialmente se componen de materiales derivados del plástico. Además, no ofrecen la misma resistencia a la rotura y desgarro, ni la misma permeabilidad al vapor de agua.

El estudio realizado por el FILK (Instituto Alemán Independiente de Investigación) Trend Alternatives for Leather es la clara jerarquía, el rendimiento y la sostenibilidad entre la piel y sus imitaciones.

Alternativas ecológicas

Cotance (Confederación europea de Asociaciones Nacionales de Curtido) ha puesto una serie de diferentes materiales a disposición de los investigadores del FILK. 

El objetivo era verificar las propiedades técnicas de cada uno de dichos materiales. Por ello fueron sometidos a pruebas físicas y químicas estandarizadas. A su vez, se realizaron en la piel las mismas pruebas. Las conclusiones fueron inequívocas: ninguno de los materiales alternativos consigue igualar a la piel desde el punto de vista de rendimiento y durabilidad.

La supuesta sostenibilidad

El consumo y producción sostenible se han vuelto un hecho cada vez a tener más en cuenta en la sociedad y la economía actual. Por ello, a nivel marketing se intenta hacer mucho hincapié en todo lo relacionado con ecológico, vegan, sostenible, recycled “ entre otros muchos conceptos.

Enfocar las campañas de marketing y comunicación en torno al medio ambiente para generar ventas no es algo a criticar. Lo que sí es criticable, es publicitar una falsa sostenibilidad, en definitiva, difundir información engañosa o no ser transparentes como compañía.

Cotance afirma “estos materiales empujan la palanca de la comercialización ecológica, sin ser absolutamente verdes”. Afortunadamente, en Italia el Decreto de la Pelle ha llegado a poner orden sobre el tema.

El caso Desserto

Piel de cactus. La empresa mejicana Desserto ha sido pionera en la producción de esta nueva alternativa vegana a la piel real. Pero ¿Cuál es la veracidad de dicha alternativa?

Según el informe publicado por Cotance se encontró que contenía 65% de poliuretano. Resulta, ser así, una mezcla de materias primas naturales (fibras de cactus) y plástico.

El desconocimiento del consumidor ante casos como este hace que se creen falsos mitos y por consiguiente tendencias basadas en publicidad engañosa.

Abrir chat
1
Contáctanos también por WhatsApp