Cada vez de manera más frecuente escuchamos que se presentan nuevos materiales revolucionarios como alternativa a la piel: cuero de cactus, de piña, de hongos, etc. Estos prometen sostenibilidad, pero, ¿Cuál es realmente el origen que se esconde detrás de estas pieles veganas, sintéticas y frutales?

El argumento vegano

Uno de los motivos primordiales en contra del uso del cuero de origen animal es el veganismo, el cual, lucha por acabar con el sufrimiento, la dominación o la subordinación de los animales a los humanos. Es un argumento y elección de vida totalmente válidos. No obstante, puede contribuir a problemáticas medioambientales futuras, ya que muchas de las alternativas que actualmente son etiquetadas como “veganas” provienen del plástico, el cual es muy contaminante. De forma asidua más fabricantes se están haciendo eco a nivel marketing del veganismo para introducirse en un nicho de mercado cada vez más en alza. 

Los materiales alternativos al cuero

Como comentábamos anteriormente, gran parte de lo que denominamos “cuero vegano” son hechos a base de plásticos, ya sea como material base o como capa protectora. Algunos los cuales os contamos a continuación:

-Cloruro de polivinilo (PVC): Abreviado como PU, son los materiales más popularmente utilizados como imitación del cuero. Químicamente pueden ser considerados resistentes, pero no obstante sufren antes desperfectos, no son transpirables y son inflamables. Esta diferencia de calidad en comparación con el cuero animal hace que la PU sea más barata. Aunque algunos de los plásticos a partir de los cuales se fabrica son reciclados, no dejan de ser material no biodegradables.

-Papel y piedra: Uno de los primeros cueros sintéticos llamado “presstoff” se fabricó con pulpa de papel y se usó para aplicaciones de cuero no flexible. La nueva versión es una mezcla de polímero (compuesto de plástico) y papel. Del mismo modo, se ha logrado conseguir otras alternativas a la piel con rocas como la pizarra. Aunque científicamente podemos considerarlo logros, al final no dejan de ser compuestos naturales que se ven en la obligación de fusionarse con plásticos los cuales como ya sabemos son muy contaminantes.

-Vinalón: Es una fibra sintética, producida a partir de alcohol de polivinilo usando piedra antracita y caliza como materias primas. Fue desarrollado por el científico coreano Ri Sung Gi. El vinalón está considerado como tejido, además, debido a su rigidez y durabilidad tiene una gran gama de aplicaciones (se usa mucho en la producción de mochilas). Su producción es costosa y tampoco es la opción más sostenible.

-Corcho y corteza de árbol: Pueden obtenerse de forma sostenible, los alcornoques contribuyen a la absorción de CO2. El material en sí es incluso biodegradable y reciclable. Además, no es necesario talar árboles para obtenerlo. Tanto el corcho como los materiales de corteza de árbol son flexibles pero necesitan un respaldo de tela. Se necesitan tratamientos químicos y plastificantes para que sean lo suficientemente duraderos para la aplicación en el mercado del cuero. Así pues, tampoco es le mejor manera de sustitución de la piel de origen animal.

-Imitación al cuero de algas marinas o cuero de mar: El marino, es un ecosistema cada vez más en peligro por acciones como la pesca de arrastre. La recolección de algas marinas no sería una opción viable a considerar, ya que a la larga, dañaríamos más nuestro medio que aportando nuevas soluciones veganas al cuero.

-Imitación al cuero de fruta o fibra de manzana/piña: Convertir los subproductos de la cosecha de frutas en materiales es un plan sólido, pero en este caso, el proceso requiere mucho tratamiento y dependencia de PVC’s para que el material sea adecuado para el mercado. Incluso así, su durabilidad sigue siendo cuestionada.

-Imitación al cuero de Agave/Cactus: Son materiales hechos de plantas y fabricados a partir de subproductos industriales. El agave, por ejemplo, se usa principalmente para la producción de tequila. El cuero de cactus, requiere plantas cultivadas específicamente para crear el material (que es en esencia una práctica no sostenible).

Materiales de ingeniería

-Imitación al cuero de colágeno o de laboratorio: La producción de cuero de colágeno (el material que forma la estructura proteica del cuero) es un proceso de biofabricación a través de la modificación celular y la edición del genoma. De hecho, estamos hablando de un derivado del trabajo realizado en el cuidado de la salud cuando se trata de la creación de películas que potencialmente podrían usarse como material de superficie. La producción también sigue siendo extremadamente costosa y se sabe poco sobre la sostenibilidad del proceso.

-Imitación al cuero de hongo/Micelio: El uso de hongos enfrenta desafíos similares. La capacidad de crecimiento es una de las principales ventajas del Micelio, ya que se elabora a partir del crecimiento celular en un laboratorio. Se ha demostrado la versatilidad del Micelio, pero su absorción de agua es un problema y también lo es la producción a gran escala.

¿La alternativa ecológica?

Muchas de las alternativas “veganas” derivan, en realidad, de plásticos. Ciertamente, algunos han diluido el contenido de PVC y poliuretanos pesados en plastificantes al agregar materiales o telas naturales, pero no es suficiente para convertirlo en una opción realmente sostenible.

Patrick Grant, director creativo de Norton & Sons, declaró sobre un conocido diseñador de moda y defensor de los veganos: “Hace dieciocho años, le había estado diciendo a la gente que cambiara el cuero al poliuretano y ahora los peces lo tienen dentro.” Cada material impacta nuestro planeta. Los desarrollos pueden parecer prometedores; la realidad de las alternativas parece estar a años luz de distancia. 

Además, muchas organizaciones se oponen al uso indebido del término cuero para describir otros materiales. En algún país europeo, como Italia, el uso indebido es ahora incluso un delito legal.

Fuente: www.one4leather.com

Traducido por: Carolina Galles y Nicolás Galles

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Contáctanos también por WhatsApp